Imagen

La Administración concursal ha iniciado la primera fase de despidos, previstos para diciembre, que finalmente afectará a 469 trabajadores, el 21% de la plantilla. CCOO muestra su rechazo y recuerda que la compra por parte de Correos o de otro operador es posible y viable y ha vuelto demandar la implicación del Gobierno para evitar un cierre que afectaría a más de 2.000 personas.

Imagen

La dirección de la rotativa de Prisa se ha avenido a volver a negociar con los representantes de la plantilla de Pressprint tras la primera jornada de huelga convocada por CCOO ante la intención de aplicar un ERE extintivo, que supondría la destrucción de 69 puestos de trabajo

Imagen

El 14 de noviembre tuvo lugar la Jornada “La violencia contra la mujer en el trabajo”, organizada por la Secretaría de las Mujeres de FSC-CCOO. El acto se celebró en la Sala Trece Rosas de la calle Lope de Vega 38 y fue presentado por la secretaria federal de la Secretaría de las Mujeres, Carmen López López y por la secretaria de Acción sindical y Mujeres de FSC-CCOO, Yolanda Díaz Arranz.

Imagen

El sindicato exige que se abra un espacio de negociación concreto, claro y con compromisos, para poder avanzar en la recuperación de los derechos arrebatados a tres millones de empleadas y empleados públicos.

Imagen

#trendignoYa

Las Federaciones de CCOO vinculadas al transporte ferroviario —Industria, Construcción y Servicios, y Servicios a la Ciudadanía— exigen al Gobierno la apuesta decidida y la inversión necesaria para la implantación de unas comunicaciones ferroviarias dignas en Extremadura. Por ello, participarán en la gran movilización por un sistema ferroviario digno para Extremadura el 18 de noviembre en Madrid.

Imagen

La plantilla, en paro desde hoy mismo, va a redoblar el ejercicio de su derecho constitucional a la huelga, mientras que el Comité de Empresa advierte a la dirección de la rotativa que denunciará cualquier vulneración de ese derecho, como ya hizo con anterioridad y que supuso la condena de Prisa

Imagen

Los negociadores europeos del llamado trilogo han acordado crear un fondo para modernizacion que se formaria a partir de los ingresos de las subastas de los derechos del comercio de emisiones europeo y estaria destinado a los paises que hicieran planes de transicion justa.

Más noticias

07/09/2017

Desde 2009 tienen el salario congelado, a pesar de que en los países donde trabajan sufren procesos inflacionarios y fluctuación del tipo de cambio que provocan que sus sueldos valgan ahora un 60% menos.

Desde 2009 tienen el salario congelado, a pesar de que en los países donde trabajan sufren procesos inflacionarios y fluctuación del tipo de cambio que provocan que sus sueldos valgan ahora un 60% menos.

Desde 2009 tienen el salario congelado, a pesar de que en los países donde trabajan sufren procesos inflacionarios y fluctuación del tipo de cambio que provocan que sus sueldos valgan ahora un 60% menos.

Desde 2009 tienen el salario congelado, a pesar de que en los países donde trabajan sufren procesos inflacionarios y fluctuación del tipo de cambio que provocan que sus sueldos valgan ahora un 60% menos.

Desde 2009 tienen el salario congelado, a pesar de que en los países donde trabajan sufren procesos inflacionarios y fluctuación del tipo de cambio que provocan que sus sueldos valgan ahora un 60% menos.

Desde 2009 tienen el salario congelado, a pesar de que en los países donde trabajan sufren procesos inflacionarios y fluctuación del tipo de cambio que provocan que sus sueldos valgan ahora un 60% menos.

Desde 2009 tienen el salario congelado, a pesar de que en los países donde trabajan sufren procesos inflacionarios y fluctuación del tipo de cambio que provocan que sus sueldos valgan ahora un 60% menos.

Desde 2009 tienen el salario congelado, a pesar de que en los países donde trabajan sufren procesos inflacionarios y fluctuación del tipo de cambio que provocan que sus sueldos valgan ahora un 60% menos.

Desde 2009 tienen el salario congelado, a pesar de que en los países donde trabajan sufren procesos inflacionarios y fluctuación del tipo de cambio que provocan que sus sueldos valgan ahora un 60% menos.

Desde 2009 tienen el salario congelado, a pesar de que en los países donde trabajan sufren procesos inflacionarios y fluctuación del tipo de cambio que provocan que sus sueldos valgan ahora un 60% menos.

07/09/2017

Desde 2009 tienen el salario congelado, a pesar de que en los países donde trabajan sufren procesos inflacionarios y fluctuación del tipo de cambio que provocan que sus sueldos valgan ahora un 60% menos.

07/09/2017

Desde 2009 tienen el salario congelado, a pesar de que en los países donde trabajan sufren procesos inflacionarios y fluctuación del tipo de cambio que provocan que sus sueldos valgan ahora un 60% menos.

Desde 2009 tienen el salario congelado, a pesar de que en los países donde trabajan sufren procesos inflacionarios y fluctuación del tipo de cambio que provocan que sus sueldos valgan ahora un 60% menos.

Opinión

Desde 2009 tienen el salario congelado, a pesar de que en los países donde trabajan sufren procesos inflacionarios y fluctuación del tipo de cambio que provocan que sus sueldos valgan ahora un 60% menos.

Desde 2009 tienen el salario congelado, a pesar de que en los países donde trabajan sufren procesos inflacionarios y fluctuación del tipo de cambio que provocan que sus sueldos valgan ahora un 60% menos.

Desde 2009 tienen el salario congelado, a pesar de que en los países donde trabajan sufren procesos inflacionarios y fluctuación del tipo de cambio que provocan que sus sueldos valgan ahora un 60% menos.

Repensar el sindicato

#ReclamacionTemporales

#ReclamacionTemporales

Documentos

07.09.2017

El personal de AECID va a la huelga por la calidad de la cooperación española y sus condiciones laborales

En los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por la precariedad laboral y la falta de incentivos profesionales.

Coincidiendo con la celebración mañana, 8 de septiembre, con el día de las y los cooperantes, el personal laboral expatriado de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) irá a la huelga por la calidad de la cooperación española y la dignificación de sus condiciones laborales.

Este colectivo, formado por 183 profesionales que trabajan en las Oficinas Técnicas de Cooperación en 29 países en desarrollo, sufre desde 2009 la práctica congelación de sus salarios, a diferencia del resto de personal funcionario en el exterior, quienes cuentan con indemnizaciones que corrigen anualmente la pérdida de poder adquisitivo y calidad de vida. “Nuestros salarios, debido a los procesos inflacionarios en los países en que vivimos y a la fluctuación del tipo de cambio del euro, valen hoy en algunos casos hasta un 60% menos de lo que valían en 2008”.

Con esta huelga no reivindican un aumento de sueldo, sino la aplicación de las mismas medidas compensatorias que ya están tipificadas y sirven para otros colectivos de la Administración General del Estado en el exterior.

Además, en 2012 el Gobierno decretó la anulación del pago de billetes de avión anuales a España para todo el personal en el exterior, sin distinciones. Esta medida ha impactado más crudamente en este personal, por la misma precariedad económica. “Como consecuencia, para muchos de nosotros y nosotras se ha producido un destierro de hecho y la ruptura de nuestros lazos con España. En las actuales circunstancias, muy pocos podemos permitirnos viajar con nuestras familias una vez al año a ver a familiares y amigos”.

A diferencia de otros colectivos de trabajadores y trabajadoras españolas en el extranjero, al personal laboral de AECID no se le aplica ninguna de las exenciones fiscales previstas en la ley del IRPF a los residentes en el exterior. “Pagamos impuestos y no disfrutamos de ninguno de los beneficios de las y los contribuyentes españoles”.

“También estamos sometidos a un sistema de movilidad entre países que no cuenta con regulación transparente ni incentivos, lo que implica que cada traslado nos genera un grave perjuicio económico. Los tribunales han calificado la última rotación obligatoria de responsables de Programas realizada en 2013 por AECID como abusiva y contraria a la buena fe contractual. Queremos un sistema de traslados previsible y no arbitrario. Al respecto y hasta la fecha, el diálogo con la Administración se ha mantenido en los juzgados”.

En estas circunstancias, en los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por precariedad laboral y falta de incentivos profesionales.

“Desde 2007, año de creación de nuestras plazas como contratados laborales por la Administración, la AECID sigue sin contar con una política de recursos humanos que consolide nuestro cuerpo técnico especializado en cooperación, establezca nuestra carrera, incluyendo un sistema de promoción profesional, y reconozca nuestras necesidades laborales. La ausencia de esta política ha dado lugar a que, durante estos 10 años, nuestra única vía de resolución de conflictos haya sido la judicial, a pesar de los reiterados llamados al diálogo y al entendimiento realizados por el colectivo”.

En definitiva, este personal denuncia el trato injusto al que es sometido por la ineficaz gestión de recursos humanos de esta institución, que es solo un reflejo de la escasa calidad de la política de cooperación para el desarrollo de España, que tras 26 años de pertenencia al Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE, sigue sin encontrar un rumbo coherente con los principios internacionales de eficacia, eficiencia y transparencia.

07.09.2017

El personal de AECID va a la huelga por la calidad de la cooperación española y sus condiciones laborales

En los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por la precariedad laboral y la falta de incentivos profesionales.

Coincidiendo con la celebración mañana, 8 de septiembre, con el día de las y los cooperantes, el personal laboral expatriado de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) irá a la huelga por la calidad de la cooperación española y la dignificación de sus condiciones laborales.

Este colectivo, formado por 183 profesionales que trabajan en las Oficinas Técnicas de Cooperación en 29 países en desarrollo, sufre desde 2009 la práctica congelación de sus salarios, a diferencia del resto de personal funcionario en el exterior, quienes cuentan con indemnizaciones que corrigen anualmente la pérdida de poder adquisitivo y calidad de vida. “Nuestros salarios, debido a los procesos inflacionarios en los países en que vivimos y a la fluctuación del tipo de cambio del euro, valen hoy en algunos casos hasta un 60% menos de lo que valían en 2008”.

Con esta huelga no reivindican un aumento de sueldo, sino la aplicación de las mismas medidas compensatorias que ya están tipificadas y sirven para otros colectivos de la Administración General del Estado en el exterior.

Además, en 2012 el Gobierno decretó la anulación del pago de billetes de avión anuales a España para todo el personal en el exterior, sin distinciones. Esta medida ha impactado más crudamente en este personal, por la misma precariedad económica. “Como consecuencia, para muchos de nosotros y nosotras se ha producido un destierro de hecho y la ruptura de nuestros lazos con España. En las actuales circunstancias, muy pocos podemos permitirnos viajar con nuestras familias una vez al año a ver a familiares y amigos”.

A diferencia de otros colectivos de trabajadores y trabajadoras españolas en el extranjero, al personal laboral de AECID no se le aplica ninguna de las exenciones fiscales previstas en la ley del IRPF a los residentes en el exterior. “Pagamos impuestos y no disfrutamos de ninguno de los beneficios de las y los contribuyentes españoles”.

“También estamos sometidos a un sistema de movilidad entre países que no cuenta con regulación transparente ni incentivos, lo que implica que cada traslado nos genera un grave perjuicio económico. Los tribunales han calificado la última rotación obligatoria de responsables de Programas realizada en 2013 por AECID como abusiva y contraria a la buena fe contractual. Queremos un sistema de traslados previsible y no arbitrario. Al respecto y hasta la fecha, el diálogo con la Administración se ha mantenido en los juzgados”.

En estas circunstancias, en los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por precariedad laboral y falta de incentivos profesionales.

“Desde 2007, año de creación de nuestras plazas como contratados laborales por la Administración, la AECID sigue sin contar con una política de recursos humanos que consolide nuestro cuerpo técnico especializado en cooperación, establezca nuestra carrera, incluyendo un sistema de promoción profesional, y reconozca nuestras necesidades laborales. La ausencia de esta política ha dado lugar a que, durante estos 10 años, nuestra única vía de resolución de conflictos haya sido la judicial, a pesar de los reiterados llamados al diálogo y al entendimiento realizados por el colectivo”.

En definitiva, este personal denuncia el trato injusto al que es sometido por la ineficaz gestión de recursos humanos de esta institución, que es solo un reflejo de la escasa calidad de la política de cooperación para el desarrollo de España, que tras 26 años de pertenencia al Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE, sigue sin encontrar un rumbo coherente con los principios internacionales de eficacia, eficiencia y transparencia.

07.09.2017

El personal de AECID va a la huelga por la calidad de la cooperación española y sus condiciones laborales

En los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por la precariedad laboral y la falta de incentivos profesionales.

Coincidiendo con la celebración mañana, 8 de septiembre, con el día de las y los cooperantes, el personal laboral expatriado de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) irá a la huelga por la calidad de la cooperación española y la dignificación de sus condiciones laborales.

Este colectivo, formado por 183 profesionales que trabajan en las Oficinas Técnicas de Cooperación en 29 países en desarrollo, sufre desde 2009 la práctica congelación de sus salarios, a diferencia del resto de personal funcionario en el exterior, quienes cuentan con indemnizaciones que corrigen anualmente la pérdida de poder adquisitivo y calidad de vida. “Nuestros salarios, debido a los procesos inflacionarios en los países en que vivimos y a la fluctuación del tipo de cambio del euro, valen hoy en algunos casos hasta un 60% menos de lo que valían en 2008”.

Con esta huelga no reivindican un aumento de sueldo, sino la aplicación de las mismas medidas compensatorias que ya están tipificadas y sirven para otros colectivos de la Administración General del Estado en el exterior.

Además, en 2012 el Gobierno decretó la anulación del pago de billetes de avión anuales a España para todo el personal en el exterior, sin distinciones. Esta medida ha impactado más crudamente en este personal, por la misma precariedad económica. “Como consecuencia, para muchos de nosotros y nosotras se ha producido un destierro de hecho y la ruptura de nuestros lazos con España. En las actuales circunstancias, muy pocos podemos permitirnos viajar con nuestras familias una vez al año a ver a familiares y amigos”.

A diferencia de otros colectivos de trabajadores y trabajadoras españolas en el extranjero, al personal laboral de AECID no se le aplica ninguna de las exenciones fiscales previstas en la ley del IRPF a los residentes en el exterior. “Pagamos impuestos y no disfrutamos de ninguno de los beneficios de las y los contribuyentes españoles”.

“También estamos sometidos a un sistema de movilidad entre países que no cuenta con regulación transparente ni incentivos, lo que implica que cada traslado nos genera un grave perjuicio económico. Los tribunales han calificado la última rotación obligatoria de responsables de Programas realizada en 2013 por AECID como abusiva y contraria a la buena fe contractual. Queremos un sistema de traslados previsible y no arbitrario. Al respecto y hasta la fecha, el diálogo con la Administración se ha mantenido en los juzgados”.

En estas circunstancias, en los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por precariedad laboral y falta de incentivos profesionales.

“Desde 2007, año de creación de nuestras plazas como contratados laborales por la Administración, la AECID sigue sin contar con una política de recursos humanos que consolide nuestro cuerpo técnico especializado en cooperación, establezca nuestra carrera, incluyendo un sistema de promoción profesional, y reconozca nuestras necesidades laborales. La ausencia de esta política ha dado lugar a que, durante estos 10 años, nuestra única vía de resolución de conflictos haya sido la judicial, a pesar de los reiterados llamados al diálogo y al entendimiento realizados por el colectivo”.

En definitiva, este personal denuncia el trato injusto al que es sometido por la ineficaz gestión de recursos humanos de esta institución, que es solo un reflejo de la escasa calidad de la política de cooperación para el desarrollo de España, que tras 26 años de pertenencia al Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE, sigue sin encontrar un rumbo coherente con los principios internacionales de eficacia, eficiencia y transparencia.

07.09.2017

El personal de AECID va a la huelga por la calidad de la cooperación española y sus condiciones laborales

En los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por la precariedad laboral y la falta de incentivos profesionales.

Coincidiendo con la celebración mañana, 8 de septiembre, con el día de las y los cooperantes, el personal laboral expatriado de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) irá a la huelga por la calidad de la cooperación española y la dignificación de sus condiciones laborales.

Este colectivo, formado por 183 profesionales que trabajan en las Oficinas Técnicas de Cooperación en 29 países en desarrollo, sufre desde 2009 la práctica congelación de sus salarios, a diferencia del resto de personal funcionario en el exterior, quienes cuentan con indemnizaciones que corrigen anualmente la pérdida de poder adquisitivo y calidad de vida. “Nuestros salarios, debido a los procesos inflacionarios en los países en que vivimos y a la fluctuación del tipo de cambio del euro, valen hoy en algunos casos hasta un 60% menos de lo que valían en 2008”.

Con esta huelga no reivindican un aumento de sueldo, sino la aplicación de las mismas medidas compensatorias que ya están tipificadas y sirven para otros colectivos de la Administración General del Estado en el exterior.

Además, en 2012 el Gobierno decretó la anulación del pago de billetes de avión anuales a España para todo el personal en el exterior, sin distinciones. Esta medida ha impactado más crudamente en este personal, por la misma precariedad económica. “Como consecuencia, para muchos de nosotros y nosotras se ha producido un destierro de hecho y la ruptura de nuestros lazos con España. En las actuales circunstancias, muy pocos podemos permitirnos viajar con nuestras familias una vez al año a ver a familiares y amigos”.

A diferencia de otros colectivos de trabajadores y trabajadoras españolas en el extranjero, al personal laboral de AECID no se le aplica ninguna de las exenciones fiscales previstas en la ley del IRPF a los residentes en el exterior. “Pagamos impuestos y no disfrutamos de ninguno de los beneficios de las y los contribuyentes españoles”.

“También estamos sometidos a un sistema de movilidad entre países que no cuenta con regulación transparente ni incentivos, lo que implica que cada traslado nos genera un grave perjuicio económico. Los tribunales han calificado la última rotación obligatoria de responsables de Programas realizada en 2013 por AECID como abusiva y contraria a la buena fe contractual. Queremos un sistema de traslados previsible y no arbitrario. Al respecto y hasta la fecha, el diálogo con la Administración se ha mantenido en los juzgados”.

En estas circunstancias, en los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por precariedad laboral y falta de incentivos profesionales.

“Desde 2007, año de creación de nuestras plazas como contratados laborales por la Administración, la AECID sigue sin contar con una política de recursos humanos que consolide nuestro cuerpo técnico especializado en cooperación, establezca nuestra carrera, incluyendo un sistema de promoción profesional, y reconozca nuestras necesidades laborales. La ausencia de esta política ha dado lugar a que, durante estos 10 años, nuestra única vía de resolución de conflictos haya sido la judicial, a pesar de los reiterados llamados al diálogo y al entendimiento realizados por el colectivo”.

En definitiva, este personal denuncia el trato injusto al que es sometido por la ineficaz gestión de recursos humanos de esta institución, que es solo un reflejo de la escasa calidad de la política de cooperación para el desarrollo de España, que tras 26 años de pertenencia al Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE, sigue sin encontrar un rumbo coherente con los principios internacionales de eficacia, eficiencia y transparencia.

07.09.2017

El personal de AECID va a la huelga por la calidad de la cooperación española y sus condiciones laborales

En los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por la precariedad laboral y la falta de incentivos profesionales.

Coincidiendo con la celebración mañana, 8 de septiembre, con el día de las y los cooperantes, el personal laboral expatriado de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) irá a la huelga por la calidad de la cooperación española y la dignificación de sus condiciones laborales.

Este colectivo, formado por 183 profesionales que trabajan en las Oficinas Técnicas de Cooperación en 29 países en desarrollo, sufre desde 2009 la práctica congelación de sus salarios, a diferencia del resto de personal funcionario en el exterior, quienes cuentan con indemnizaciones que corrigen anualmente la pérdida de poder adquisitivo y calidad de vida. “Nuestros salarios, debido a los procesos inflacionarios en los países en que vivimos y a la fluctuación del tipo de cambio del euro, valen hoy en algunos casos hasta un 60% menos de lo que valían en 2008”.

Con esta huelga no reivindican un aumento de sueldo, sino la aplicación de las mismas medidas compensatorias que ya están tipificadas y sirven para otros colectivos de la Administración General del Estado en el exterior.

Además, en 2012 el Gobierno decretó la anulación del pago de billetes de avión anuales a España para todo el personal en el exterior, sin distinciones. Esta medida ha impactado más crudamente en este personal, por la misma precariedad económica. “Como consecuencia, para muchos de nosotros y nosotras se ha producido un destierro de hecho y la ruptura de nuestros lazos con España. En las actuales circunstancias, muy pocos podemos permitirnos viajar con nuestras familias una vez al año a ver a familiares y amigos”.

A diferencia de otros colectivos de trabajadores y trabajadoras españolas en el extranjero, al personal laboral de AECID no se le aplica ninguna de las exenciones fiscales previstas en la ley del IRPF a los residentes en el exterior. “Pagamos impuestos y no disfrutamos de ninguno de los beneficios de las y los contribuyentes españoles”.

“También estamos sometidos a un sistema de movilidad entre países que no cuenta con regulación transparente ni incentivos, lo que implica que cada traslado nos genera un grave perjuicio económico. Los tribunales han calificado la última rotación obligatoria de responsables de Programas realizada en 2013 por AECID como abusiva y contraria a la buena fe contractual. Queremos un sistema de traslados previsible y no arbitrario. Al respecto y hasta la fecha, el diálogo con la Administración se ha mantenido en los juzgados”.

En estas circunstancias, en los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por precariedad laboral y falta de incentivos profesionales.

“Desde 2007, año de creación de nuestras plazas como contratados laborales por la Administración, la AECID sigue sin contar con una política de recursos humanos que consolide nuestro cuerpo técnico especializado en cooperación, establezca nuestra carrera, incluyendo un sistema de promoción profesional, y reconozca nuestras necesidades laborales. La ausencia de esta política ha dado lugar a que, durante estos 10 años, nuestra única vía de resolución de conflictos haya sido la judicial, a pesar de los reiterados llamados al diálogo y al entendimiento realizados por el colectivo”.

En definitiva, este personal denuncia el trato injusto al que es sometido por la ineficaz gestión de recursos humanos de esta institución, que es solo un reflejo de la escasa calidad de la política de cooperación para el desarrollo de España, que tras 26 años de pertenencia al Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE, sigue sin encontrar un rumbo coherente con los principios internacionales de eficacia, eficiencia y transparencia.

07.09.2017

El personal de AECID va a la huelga por la calidad de la cooperación española y sus condiciones laborales

En los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por la precariedad laboral y la falta de incentivos profesionales.

Coincidiendo con la celebración mañana, 8 de septiembre, con el día de las y los cooperantes, el personal laboral expatriado de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) irá a la huelga por la calidad de la cooperación española y la dignificación de sus condiciones laborales.

Este colectivo, formado por 183 profesionales que trabajan en las Oficinas Técnicas de Cooperación en 29 países en desarrollo, sufre desde 2009 la práctica congelación de sus salarios, a diferencia del resto de personal funcionario en el exterior, quienes cuentan con indemnizaciones que corrigen anualmente la pérdida de poder adquisitivo y calidad de vida. “Nuestros salarios, debido a los procesos inflacionarios en los países en que vivimos y a la fluctuación del tipo de cambio del euro, valen hoy en algunos casos hasta un 60% menos de lo que valían en 2008”.

Con esta huelga no reivindican un aumento de sueldo, sino la aplicación de las mismas medidas compensatorias que ya están tipificadas y sirven para otros colectivos de la Administración General del Estado en el exterior.

Además, en 2012 el Gobierno decretó la anulación del pago de billetes de avión anuales a España para todo el personal en el exterior, sin distinciones. Esta medida ha impactado más crudamente en este personal, por la misma precariedad económica. “Como consecuencia, para muchos de nosotros y nosotras se ha producido un destierro de hecho y la ruptura de nuestros lazos con España. En las actuales circunstancias, muy pocos podemos permitirnos viajar con nuestras familias una vez al año a ver a familiares y amigos”.

A diferencia de otros colectivos de trabajadores y trabajadoras españolas en el extranjero, al personal laboral de AECID no se le aplica ninguna de las exenciones fiscales previstas en la ley del IRPF a los residentes en el exterior. “Pagamos impuestos y no disfrutamos de ninguno de los beneficios de las y los contribuyentes españoles”.

“También estamos sometidos a un sistema de movilidad entre países que no cuenta con regulación transparente ni incentivos, lo que implica que cada traslado nos genera un grave perjuicio económico. Los tribunales han calificado la última rotación obligatoria de responsables de Programas realizada en 2013 por AECID como abusiva y contraria a la buena fe contractual. Queremos un sistema de traslados previsible y no arbitrario. Al respecto y hasta la fecha, el diálogo con la Administración se ha mantenido en los juzgados”.

En estas circunstancias, en los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por precariedad laboral y falta de incentivos profesionales.

“Desde 2007, año de creación de nuestras plazas como contratados laborales por la Administración, la AECID sigue sin contar con una política de recursos humanos que consolide nuestro cuerpo técnico especializado en cooperación, establezca nuestra carrera, incluyendo un sistema de promoción profesional, y reconozca nuestras necesidades laborales. La ausencia de esta política ha dado lugar a que, durante estos 10 años, nuestra única vía de resolución de conflictos haya sido la judicial, a pesar de los reiterados llamados al diálogo y al entendimiento realizados por el colectivo”.

En definitiva, este personal denuncia el trato injusto al que es sometido por la ineficaz gestión de recursos humanos de esta institución, que es solo un reflejo de la escasa calidad de la política de cooperación para el desarrollo de España, que tras 26 años de pertenencia al Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE, sigue sin encontrar un rumbo coherente con los principios internacionales de eficacia, eficiencia y transparencia.

07.09.2017

El personal de AECID va a la huelga por la calidad de la cooperación española y sus condiciones laborales

En los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por la precariedad laboral y la falta de incentivos profesionales.

Coincidiendo con la celebración mañana, 8 de septiembre, con el día de las y los cooperantes, el personal laboral expatriado de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) irá a la huelga por la calidad de la cooperación española y la dignificación de sus condiciones laborales.

Este colectivo, formado por 183 profesionales que trabajan en las Oficinas Técnicas de Cooperación en 29 países en desarrollo, sufre desde 2009 la práctica congelación de sus salarios, a diferencia del resto de personal funcionario en el exterior, quienes cuentan con indemnizaciones que corrigen anualmente la pérdida de poder adquisitivo y calidad de vida. “Nuestros salarios, debido a los procesos inflacionarios en los países en que vivimos y a la fluctuación del tipo de cambio del euro, valen hoy en algunos casos hasta un 60% menos de lo que valían en 2008”.

Con esta huelga no reivindican un aumento de sueldo, sino la aplicación de las mismas medidas compensatorias que ya están tipificadas y sirven para otros colectivos de la Administración General del Estado en el exterior.

Además, en 2012 el Gobierno decretó la anulación del pago de billetes de avión anuales a España para todo el personal en el exterior, sin distinciones. Esta medida ha impactado más crudamente en este personal, por la misma precariedad económica. “Como consecuencia, para muchos de nosotros y nosotras se ha producido un destierro de hecho y la ruptura de nuestros lazos con España. En las actuales circunstancias, muy pocos podemos permitirnos viajar con nuestras familias una vez al año a ver a familiares y amigos”.

A diferencia de otros colectivos de trabajadores y trabajadoras españolas en el extranjero, al personal laboral de AECID no se le aplica ninguna de las exenciones fiscales previstas en la ley del IRPF a los residentes en el exterior. “Pagamos impuestos y no disfrutamos de ninguno de los beneficios de las y los contribuyentes españoles”.

“También estamos sometidos a un sistema de movilidad entre países que no cuenta con regulación transparente ni incentivos, lo que implica que cada traslado nos genera un grave perjuicio económico. Los tribunales han calificado la última rotación obligatoria de responsables de Programas realizada en 2013 por AECID como abusiva y contraria a la buena fe contractual. Queremos un sistema de traslados previsible y no arbitrario. Al respecto y hasta la fecha, el diálogo con la Administración se ha mantenido en los juzgados”.

En estas circunstancias, en los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por precariedad laboral y falta de incentivos profesionales.

“Desde 2007, año de creación de nuestras plazas como contratados laborales por la Administración, la AECID sigue sin contar con una política de recursos humanos que consolide nuestro cuerpo técnico especializado en cooperación, establezca nuestra carrera, incluyendo un sistema de promoción profesional, y reconozca nuestras necesidades laborales. La ausencia de esta política ha dado lugar a que, durante estos 10 años, nuestra única vía de resolución de conflictos haya sido la judicial, a pesar de los reiterados llamados al diálogo y al entendimiento realizados por el colectivo”.

En definitiva, este personal denuncia el trato injusto al que es sometido por la ineficaz gestión de recursos humanos de esta institución, que es solo un reflejo de la escasa calidad de la política de cooperación para el desarrollo de España, que tras 26 años de pertenencia al Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE, sigue sin encontrar un rumbo coherente con los principios internacionales de eficacia, eficiencia y transparencia.

07.09.2017

El personal de AECID va a la huelga por la calidad de la cooperación española y sus condiciones laborales

En los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por la precariedad laboral y la falta de incentivos profesionales.

Coincidiendo con la celebración mañana, 8 de septiembre, con el día de las y los cooperantes, el personal laboral expatriado de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) irá a la huelga por la calidad de la cooperación española y la dignificación de sus condiciones laborales.

Este colectivo, formado por 183 profesionales que trabajan en las Oficinas Técnicas de Cooperación en 29 países en desarrollo, sufre desde 2009 la práctica congelación de sus salarios, a diferencia del resto de personal funcionario en el exterior, quienes cuentan con indemnizaciones que corrigen anualmente la pérdida de poder adquisitivo y calidad de vida. “Nuestros salarios, debido a los procesos inflacionarios en los países en que vivimos y a la fluctuación del tipo de cambio del euro, valen hoy en algunos casos hasta un 60% menos de lo que valían en 2008”.

Con esta huelga no reivindican un aumento de sueldo, sino la aplicación de las mismas medidas compensatorias que ya están tipificadas y sirven para otros colectivos de la Administración General del Estado en el exterior.

Además, en 2012 el Gobierno decretó la anulación del pago de billetes de avión anuales a España para todo el personal en el exterior, sin distinciones. Esta medida ha impactado más crudamente en este personal, por la misma precariedad económica. “Como consecuencia, para muchos de nosotros y nosotras se ha producido un destierro de hecho y la ruptura de nuestros lazos con España. En las actuales circunstancias, muy pocos podemos permitirnos viajar con nuestras familias una vez al año a ver a familiares y amigos”.

A diferencia de otros colectivos de trabajadores y trabajadoras españolas en el extranjero, al personal laboral de AECID no se le aplica ninguna de las exenciones fiscales previstas en la ley del IRPF a los residentes en el exterior. “Pagamos impuestos y no disfrutamos de ninguno de los beneficios de las y los contribuyentes españoles”.

“También estamos sometidos a un sistema de movilidad entre países que no cuenta con regulación transparente ni incentivos, lo que implica que cada traslado nos genera un grave perjuicio económico. Los tribunales han calificado la última rotación obligatoria de responsables de Programas realizada en 2013 por AECID como abusiva y contraria a la buena fe contractual. Queremos un sistema de traslados previsible y no arbitrario. Al respecto y hasta la fecha, el diálogo con la Administración se ha mantenido en los juzgados”.

En estas circunstancias, en los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por precariedad laboral y falta de incentivos profesionales.

“Desde 2007, año de creación de nuestras plazas como contratados laborales por la Administración, la AECID sigue sin contar con una política de recursos humanos que consolide nuestro cuerpo técnico especializado en cooperación, establezca nuestra carrera, incluyendo un sistema de promoción profesional, y reconozca nuestras necesidades laborales. La ausencia de esta política ha dado lugar a que, durante estos 10 años, nuestra única vía de resolución de conflictos haya sido la judicial, a pesar de los reiterados llamados al diálogo y al entendimiento realizados por el colectivo”.

En definitiva, este personal denuncia el trato injusto al que es sometido por la ineficaz gestión de recursos humanos de esta institución, que es solo un reflejo de la escasa calidad de la política de cooperación para el desarrollo de España, que tras 26 años de pertenencia al Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE, sigue sin encontrar un rumbo coherente con los principios internacionales de eficacia, eficiencia y transparencia.

07.09.2017

El personal de AECID va a la huelga por la calidad de la cooperación española y sus condiciones laborales

En los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por la precariedad laboral y la falta de incentivos profesionales.

Coincidiendo con la celebración mañana, 8 de septiembre, con el día de las y los cooperantes, el personal laboral expatriado de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) irá a la huelga por la calidad de la cooperación española y la dignificación de sus condiciones laborales.

Este colectivo, formado por 183 profesionales que trabajan en las Oficinas Técnicas de Cooperación en 29 países en desarrollo, sufre desde 2009 la práctica congelación de sus salarios, a diferencia del resto de personal funcionario en el exterior, quienes cuentan con indemnizaciones que corrigen anualmente la pérdida de poder adquisitivo y calidad de vida. “Nuestros salarios, debido a los procesos inflacionarios en los países en que vivimos y a la fluctuación del tipo de cambio del euro, valen hoy en algunos casos hasta un 60% menos de lo que valían en 2008”.

Con esta huelga no reivindican un aumento de sueldo, sino la aplicación de las mismas medidas compensatorias que ya están tipificadas y sirven para otros colectivos de la Administración General del Estado en el exterior.

Además, en 2012 el Gobierno decretó la anulación del pago de billetes de avión anuales a España para todo el personal en el exterior, sin distinciones. Esta medida ha impactado más crudamente en este personal, por la misma precariedad económica. “Como consecuencia, para muchos de nosotros y nosotras se ha producido un destierro de hecho y la ruptura de nuestros lazos con España. En las actuales circunstancias, muy pocos podemos permitirnos viajar con nuestras familias una vez al año a ver a familiares y amigos”.

A diferencia de otros colectivos de trabajadores y trabajadoras españolas en el extranjero, al personal laboral de AECID no se le aplica ninguna de las exenciones fiscales previstas en la ley del IRPF a los residentes en el exterior. “Pagamos impuestos y no disfrutamos de ninguno de los beneficios de las y los contribuyentes españoles”.

“También estamos sometidos a un sistema de movilidad entre países que no cuenta con regulación transparente ni incentivos, lo que implica que cada traslado nos genera un grave perjuicio económico. Los tribunales han calificado la última rotación obligatoria de responsables de Programas realizada en 2013 por AECID como abusiva y contraria a la buena fe contractual. Queremos un sistema de traslados previsible y no arbitrario. Al respecto y hasta la fecha, el diálogo con la Administración se ha mantenido en los juzgados”.

En estas circunstancias, en los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por precariedad laboral y falta de incentivos profesionales.

“Desde 2007, año de creación de nuestras plazas como contratados laborales por la Administración, la AECID sigue sin contar con una política de recursos humanos que consolide nuestro cuerpo técnico especializado en cooperación, establezca nuestra carrera, incluyendo un sistema de promoción profesional, y reconozca nuestras necesidades laborales. La ausencia de esta política ha dado lugar a que, durante estos 10 años, nuestra única vía de resolución de conflictos haya sido la judicial, a pesar de los reiterados llamados al diálogo y al entendimiento realizados por el colectivo”.

En definitiva, este personal denuncia el trato injusto al que es sometido por la ineficaz gestión de recursos humanos de esta institución, que es solo un reflejo de la escasa calidad de la política de cooperación para el desarrollo de España, que tras 26 años de pertenencia al Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE, sigue sin encontrar un rumbo coherente con los principios internacionales de eficacia, eficiencia y transparencia.

07.09.2017

El personal de AECID va a la huelga por la calidad de la cooperación española y sus condiciones laborales

En los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por la precariedad laboral y la falta de incentivos profesionales.

Coincidiendo con la celebración mañana, 8 de septiembre, con el día de las y los cooperantes, el personal laboral expatriado de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) irá a la huelga por la calidad de la cooperación española y la dignificación de sus condiciones laborales.

Este colectivo, formado por 183 profesionales que trabajan en las Oficinas Técnicas de Cooperación en 29 países en desarrollo, sufre desde 2009 la práctica congelación de sus salarios, a diferencia del resto de personal funcionario en el exterior, quienes cuentan con indemnizaciones que corrigen anualmente la pérdida de poder adquisitivo y calidad de vida. “Nuestros salarios, debido a los procesos inflacionarios en los países en que vivimos y a la fluctuación del tipo de cambio del euro, valen hoy en algunos casos hasta un 60% menos de lo que valían en 2008”.

Con esta huelga no reivindican un aumento de sueldo, sino la aplicación de las mismas medidas compensatorias que ya están tipificadas y sirven para otros colectivos de la Administración General del Estado en el exterior.

Además, en 2012 el Gobierno decretó la anulación del pago de billetes de avión anuales a España para todo el personal en el exterior, sin distinciones. Esta medida ha impactado más crudamente en este personal, por la misma precariedad económica. “Como consecuencia, para muchos de nosotros y nosotras se ha producido un destierro de hecho y la ruptura de nuestros lazos con España. En las actuales circunstancias, muy pocos podemos permitirnos viajar con nuestras familias una vez al año a ver a familiares y amigos”.

A diferencia de otros colectivos de trabajadores y trabajadoras españolas en el extranjero, al personal laboral de AECID no se le aplica ninguna de las exenciones fiscales previstas en la ley del IRPF a los residentes en el exterior. “Pagamos impuestos y no disfrutamos de ninguno de los beneficios de las y los contribuyentes españoles”.

“También estamos sometidos a un sistema de movilidad entre países que no cuenta con regulación transparente ni incentivos, lo que implica que cada traslado nos genera un grave perjuicio económico. Los tribunales han calificado la última rotación obligatoria de responsables de Programas realizada en 2013 por AECID como abusiva y contraria a la buena fe contractual. Queremos un sistema de traslados previsible y no arbitrario. Al respecto y hasta la fecha, el diálogo con la Administración se ha mantenido en los juzgados”.

En estas circunstancias, en los últimos años un 40% de la plantilla ha dejado la institución o busca hacerlo próximamente por precariedad laboral y falta de incentivos profesionales.

“Desde 2007, año de creación de nuestras plazas como contratados laborales por la Administración, la AECID sigue sin contar con una política de recursos humanos que consolide nuestro cuerpo técnico especializado en cooperación, establezca nuestra carrera, incluyendo un sistema de promoción profesional, y reconozca nuestras necesidades laborales. La ausencia de esta política ha dado lugar a que, durante estos 10 años, nuestra única vía de resolución de conflictos haya sido la judicial, a pesar de los reiterados llamados al diálogo y al entendimiento realizados por el colectivo”.

En definitiva, este personal denuncia el trato injusto al que es sometido por la ineficaz gestión de recursos humanos de esta institución, que es solo un reflejo de la escasa calidad de la política de cooperación para el desarrollo de España, que tras 26 años de pertenencia al Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE, sigue sin encontrar un rumbo coherente con los principios internacionales de eficacia, eficiencia y transparencia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.