CCOO participa en la movilización internacional en contra de la “esclavitud moderna” en el sector de carretera

  • El 18 de octubre se realizará un paro de camiones en Fuentes de Oñoro, en la frontera entre España y Portugal

El Sector de Carretera y Logística de FSC-CCOO se suma un año más al proyecto iniciado hace 20 años por la Federación Internacional de Trabajadores/as del Transporte (ITF) con el objetivo de defender los intereses de trabajadoras y trabajadores, en este caso del sector de transporte de mercancías y viajeros, mediante campañas y acciones sindicales coordinadas de solidaridad mundial, como la Semana de Acción del Transporte, dedicándose a defender un sindicalismo democrático e independiente.

17/10/2017.
Mario Martín, secretario general Sector Carretera y Logística FSC-CCOO

Mario Martín, secretario general Sector Carretera y Logística FSC-CCOO

Este año la campaña celebrará la acción más importante el miércoles 18 de octubre, cuando CCOO y FECTRANS (sindicato de transportes portugués), realizarán el paro de camiones en la frontera entre España y Portugal, concretamente en Fuentes de Oñoro (Salamanca). Allí se distribuirá un manifiesto sindical y un tríptico reivindicativo en los dos idiomas con el objetivo de informar sobre la lucha contra el dumping social o lo que ya se viene denominando como “esclavitud moderna”.

Aprovechando la campaña entrevistamos a Mario Martín Moreno, responsable del Sector estatal de Carretera y Logística de FSC-CCOO, que nos explica cuál es la valoración de CCOO sobre este tema.

¿A qué se denomina dumping social?
El dumping social lo llamamos esclavitud moderna, y es la situación de competencia desleal realizada por algunas empresas, basada entre otros en la precarización y el abuso sobre las condiciones de trabajo incumpliendo los convenios colectivos del sector, en la precarización y/o desregulación laboral de leyes como la de los tiempos de conducción, en la deslocalización de las empresas (empresas buzón) en busca de condiciones laborales más precarias, o en el posicionamiento de las patronales españolas con posturas de países del Este en vez de con los países del eje central, con buenas regulaciones laborales consolidadas.

¿Es este el gran problema del sector?
Entre otros... varios son los problemas que padece actualmente el sector, pero uno de los principales y que se ha extendido peligrosamente son las empresas que se deslocalizan fuera del Estado español, que no contribuyen a la recaudación de la Seguridad Social en nuestro Estado, que buscan conductores extranjeros con salarios más bajos y peores condiciones, obligándolos a vivir largos períodos en el vehículo, con desarraigo familiar, y presionándolos para priorizar la conducción y la reducción de los tiempos de llegada a destino sobre el cumplimiento de las normas laborales y de seguridad vial.

¿Cómo se puede evitar?
Se necesita un plan urgente con implicación real de todos los agentes del transporte para acabar con esta situación, pero son las Administraciones quienes, si quieren, pueden zanjarlo. Desde CCOO consideramos que debe haber más coordinación activa entre las Administraciones del Estado en la persecución del fraude, e igualmente a su vez con el resto de Administraciones europeas, aumentando y fortaleciendo sus inspecciones. Seguimos esperando que el director de Transportes de Fomento tome mayor consideración a las organizaciones sindicales, especialmente a las propuestas de CCOO, y a las personas trabajadoras del sector que son profesionales, y no que únicamente atienda y haga suya la defensa de peticiones de la patronal, incluso de cara a Europa como institución, ignorando las reclamaciones en contra de los legítimos representantes de las y los trabajadores de este gran sector, que representa un tejido importante de la economía de nuestro país.

¿Qué está pasando en Europa?
Las normas europeas que regulan estos asuntos son imprecisas y al final cada país tiene margen de actuación, lo que lleva a que exista fraude y abuso, promocionando que las empresas compitan entre ellas por los costes sociales y no por el I+D, ni por la consideración a la salud de los profesionales, ni al respeto de la seguridad vial.

¿Cuál es la posición de España en el debate europeo del transporte?
Tenemos la impresión de que las empresas españolas mayoritariamente se sitúan junto a los países periféricos, que justifican su competitividad basada en la precarización de los salarios y las condiciones sociales conseguidas, el aumento de las horas de trabajo y, por consiguiente, en el aumento del cansancio mental y físico de los profesionales y el aumento de la peligrosidad y accidentabilidad laboral. Y ahí está nuestra lucha, nuestra reivindicación: no perder lo conseguido en tantos años de trabajo sindical, y seguir defendiendo y aumentando progresivamente las condiciones sociolaborales, consiguiendo salarios iguales o similares seas del país que seas, y reclamando el mantenimiento del descanso en casa y no en el vehículo. Y por ultimo, seguir trabajando por conseguir nuestra reivindicación histórica del reconocimiento de los coeficientes reductores en el colectivo de conductores/as, pudiendo jubilarse con 60 años al igual que otras profesiones de riesgo, contrarrestando la merma actual de su cotización.

¿Cuál es el objetivo del paro de la frontera el 18 de octubre?
La visualización del sector, tanto para mostrar la condición a la que va destinado en un futuro no muy lejano de explotación y miseria, como la llamada de atención a empresarios, instituciones, organismos españoles y europeos para que vean que existimos, para que no nos ignoren, porque tenemos mucho que aportar y mucho que reclamar, y sobre todo mucho que vivir… y con las condiciones actuales, esto último nos lo ponen muy difícil.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.