07.03.2019

Tribuna Violeta Nº 3

“El feminismo que yo abrazo no es un feminismo que divide, es un feminismo que busca la integración”, Angela Davis.

El 8 de marzo debemos ir a los paros, a las movilizaciones, a la huelga, a los actos que se celebren por la igualdad, todas juntas compañeras llenemos las calles.

Soy sindicalista, feminista y actualmente responsable de la Secretaría de las Mujeres en la Federación de servicios a la Ciudadanía (FSC-CCOO), y por tanto miembra de la Comisión Ejecutiva Federal de nuestro sindicato de clase y sociopolítico, como dicen nuestros estatutos. A veces es desconocida por algunas personas esta definición, incluso cuestionada, pero es necesario resaltarla porque al hacer referencia al feminismo nos debemos a la misma definición sindical, y por tanto nuestro feminismo también debe ser de clase.

En los sindicatos, en los movimientos sociales y en el movimiento feminista hay personas con pensamientos diferentes, con posturas distintas, pero siempre dentro de una ideología afín y en CCOO también es así.

En nuestra organización, como en muchas otras, se toman las decisiones por mayorías y para este 2019 se decidió trabajar para el 8 de marzo tal y como lo hemos hecho a lo largo de los años y añadir jornadas de paros y movilizaciones.

Desde la FSC-CCOO reivindicamos la mejora en los derechos laborales, la recuperación de los derechos arrebatados, la igualdad en todos los espacios, la eliminación de la brecha salarial, la erradicación de la violencia contra las mujeres y la violencia por razón de sexo. A veces conseguimos que queden recogidas en las leyes, otras en acuerdos. Somos capaces de acordar en salud laboral convenios colectivos, acuerdos marcos, con las patronales y los gobiernos, en el diálogo social en unión con otros agentes sociales.

Trabajamos en nuestro ámbito laboral y social y por eso desde el sindicato haremos y nos uniremos a los actos y movilizaciones este 8M. No dejemos que nos separen y sigamos unidas en el feminismo para poder triunfar en nuestra lucha diaria. Hagamos lo necesario y lo imposible para conseguir la igualdad con el fin de derrotar a quienes no quieren la paridad. Progresar para la consecución de los derechos de todas las mujeres, juntas, unidas y libres para lograr la igualdad real.

Por todo ello marchemos el 8 de marzo y llenemos las calles. Somos más, muchas más personas y en muchos más ámbitos quienes queremos realmente la igualdad.

Ver documento

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.