Los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales son derechos humanos; no se venden

    Las personas lesbianas, gais, bisexuales y transexuales (especialmente estas últimas) hasta hace apenas unas décadas en nuestro país eran tratadas como enfermas mentales y delincuentes, se las internaba, detenía y castigaba para “conseguir su rehabilitación” en virtud de la “Ley de peligrosidad y rehabilitación” y la “Ley de vagos y maleantes”. Esta situación cambia con la llegada de la democracia y principalmente cuando el 17 de mayo de 1990 la Organización Mundial de la Salud elimina la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales, no haciendo lo mismo con la transexualidad.

    21/01/2019.
    Políticas sociales, igualdad y diversidad

    Políticas sociales, igualdad y diversidad

    Aunque ha habido avances legislativos, principalmente en el marco autonómico, los más de 600 delitos de odio, incidentes discriminatorios, agresiones y asesinatos, hacia personas del colectivo LGBTI registrados en 2018 en nuestro país, ponen en evidencia la necesidad de ampliar el marco legal así como de hacerlo realmente efectivo.

    Los derechos de las personas LGBTI siguen siendo subyugados a la concepción de una sociedad patriarcal y cisheteronormativa donde se hace permanentemente necesario recordar que garantizarlos y ampliarlos hasta conseguir la igualdad real, no se trata de una cuestión de posicionamiento ideológico, sino de defensa de Derechos Humanos.

    FSC-CCOO entiende que el camino iniciado, a través de la formación, la información y la sensibilización, hacia una toma de conciencia social que defiende el respeto a los Derechos Humanos como valor primordial, colisiona abiertamente con propuestas políticas emergentes que conducen al odio y a la discriminación.

    Estamos observando cómo a pesar de los avances en las políticas de igualdad y diversidad, y precisamente por ello, una minoría clama por recuperar idearios y planteamientos antidemocráticos que suponen una involución con propuestas que nos trasladan a tiempos ya pasados y discursos que consideramos ampliamente superados. De este modo, asistimos a la representación de un espectáculo que pretende instaurar modelos familiares y sociales que cercenan las libertades individuales, colectivas y progresistas en ejemplos como los expresados en la nueva Cámara andaluza en la que entre otras cosas reclaman la drástica reducción de las subvenciones, “con el horizonte final de lograr su completa eliminación”, a asociaciones y ONGs “dedicadas a la promoción de determinada visión ideológica, independientemente de su naturaleza comunista, feminista, progresista, liberal ...”, la derogación de las leyes “para garantizar los derechos, la igualdad de trato y no discriminación de las personas LGTBI y sus familiares”, etc.

    Son discursos que aprovechan el hartazgo y el desencanto de algunas personas ante una mala gestión, la corrupción y la falta de desarrollo de políticas progresistas, ofreciendo argumentos populistas que arengan a la ciudadanía hacia una dirección diametralmente opuesta al propio sistema democrático que ellos mismos utilizan.

    Discursos pobres, fáciles, que propugnan un culto rancio a ideologías antidemocráticas y fomentan el desprecio a todo aquello que consideran diferente. Discursos cuyas notas cargadas de odio se escriben sobre pentagramas de esperanza con el único objetivo de obtener partituras espurias y disonantes.

    FSC-CCOO reivindicando sus principios de justicia, libertad, igualdad y solidaridad, se posiciona frente a aquellas fuerzas políticas o sociales cuyas líneas ideológicas y de actuación, ya sean expresadas abiertamente o mediante la connivencia con terceros, suponen un riesgo para la democracia, implican el retroceso de los derechos conseguidos y atentan contra la igualdad y el respeto, la no discriminación y la tolerancia como principios básicos de convivencia.

    FSC-CCOO, asumiendo sus compromisos, seguirá luchando contra cualquier situación que vulnere los Derechos Humanos y continuará defendiendo la consolidación y mejora a través de la Negociación Colectiva de medidas que favorezcan la igualdad de todas las personas en los Convenios Colectivos, del impulso de la negociación de Planes de Igualdad y Diversidad en las empresas, de los Protocolos de Acoso por motivos de orientación sexual, expresión o identidad de género; asimismo considera imprescindible la aprobación de ley estatal de igualdad por diversidad sexual, actualmente paralizada en el Congreso.

    LOS DERECHOS HUMANOS NO DEBEN RETROCEDER

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.