CCOO impugnará las órdenes de servicios mínimos del Ministerio de Fomento por vulnerar el derecho de huelga

    “Un Gobierno que se dice feminista, que dice compartir las razones de la convocatoria de huelga del 8M, toma decisiones que buscan el fracaso de la misma, que se invisibilice la huelga y que, por ello, no triunfen sus reivindicaciones”.

    07/03/2019.
    ¡PARAMOS! 8 de Marzo

    ¡PARAMOS! 8 de Marzo

    El 6 de marzo el Ministerio de Fomento ha notificado las órdenes de servicios mínimos de los diferentes modos de transporte. Las mismas repiten casi literalmente las dictadas por el Gobierno del Partido Popular con motivo de la huelga general del 8 de marzo del pasado año. CCOO impugnó ante la Audiencia Nacional las citadas órdenes y hace apenas un mes se conoció la sentencia que anula la correspondiente al transporte aéreo (por vulneración del derecho de huelga, por falta de motivación suficiente de los servicios mínimos) y, aunque pendientes de sentencia, el ministerio fiscal pide la anulación de las otras órdenes de servicios mínimos impugnadas por iguales causas.

    El Gobierno del PSOE, replicando los servicios mínimos dictados por el anterior Gobierno, hace suya la ruptura de los acuerdos que, en materia de servicios mínimos, se había tenido desde 2010 en las huelgas generales en el ámbito del transporte, tanto con gobiernos del PSOE (año 2010, siendo ministro José Blanco) como en las dos huelgas generales del año 2012 con Gobierno del PP (siendo ministra Ana Pastor).

    Y rompe también con un principio básico en los servicios mínimos del transporte desde el inicio de la democracia en el caso de las huelgas generales: la intermodalidad. Si los servicios mínimos tienen que buscar el equilibrio entre permitir el libre ejercicio del derecho de huelga y el derecho a la movilidad, hay que considerar de manera global los diferentes modos de transporte, pues si se tiene posibilidad de desplazarse en uno de ellos, no se puede limitar en otros el derecho de huelga. El actual Gobierno, como el anterior, rompe con la jurisprudencia constitucional primando los derechos económicos de las empresas frente al ejercicio del derecho de huelga. En definitiva, toma partido contra las trabajadoras y trabajadores y sus derechos.

    Para FSC-CCOO, la ruptura de esos acuerdos es especialmente significativa en el caso del actual Gobierno, que presume en la teoría de fomentar el diálogo social pero que, cuando toca demostrarlo con hechos, rompe los acuerdos y dicta los servicios mínimos sin siquiera dar audiencia a las organizaciones sindicales, posicionándose claramente contra el derecho de huelga y limitando su ejercicio.

    Servicios mínimos en el transporte aéreo

    Todo esto adquiere especial gravedad en el caso del transporte aéreo, en el que la Audiencia Nacional ha anulado la orden de servicios mínimos de marzo de 2018 y el Gobierno del PSOE la reproduce casi literalmente, desoyendo las sentencias de los tribunales y situando a las trabajadoras y trabajadores en absoluta indefensión.

    Ayer, 6 de marzo, se pudieron escuchar declaraciones de algún responsable ministerial justificando las órdenes de servicios mínimos en el transporte aéreo con argumentos que, a juicio de CCOO, son “inciertos cuando no directamente surrealistas”. Así:

    1. Se explica que se han incrementado los porcentajes de vuelos mínimos porque “este año la huelga es en viernes y hay más vuelos programados”. Frente a esto hay que recordar que los servicios mínimos se fijan en porcentaje de los vuelos previstos, por lo que, manteniendo los mismos porcentajes, ya habría más vuelos considerados como servicios mínimos. Lo que ha hecho en este caso el Gobierno es incrementar los porcentajes.
    2. Se explica que, dado que la Audiencia Nacional anuló los servicios mínimos de 2018 por falta de motivación, este año “se ha ampliado la motivación”. Comparando ambas órdenes, salvo añadir alguna fórmula (que el pasado año se explicaba pero no se escribía y este año se escribe) y algún otro detalle, el resto de la motivación es idéntica (literalmente) a la del pasado año, pero cambiando algunos párrafos de sitio y reordenando otros.
    3. Afirma el ministerio que “los tribunales no han cuestionado las fórmulas de cálculo de los servicios mínimos”. Esta es una media verdad: la sentencia de la Audiencia Nacional no entra a valorar los criterios de cálculo porque estima que no existe motivación concreta sobre los servicios mínimos propuestos y, por tanto, no puede entrar siquiera a valorar si los mismos son respetuosos con la jurisprudencia existente. Por tanto, es absolutamente falso que la Audiencia haya validado el sistema de cálculo. Simplemente, no ha podido entrar a valorarlo.
    4. Cuando son interrogados sobre las razones por las que no se ha dado siquiera audiencia a las organizaciones sindicales convocantes, los responsables ministeriales dicen que “la normativa de transporte aéreo no obliga a que haya audiencia previa”. No mienten aquí, pero ocultan que lo que sí obliga a la audiencia previa es la consolidada jurisprudencia sobre el derecho de huelga. Y es esta jurisprudencia (y no la normativa sobre transporte aéreo) la que debe regir, legalmente, la actuación de la autoridad gubernativa a la hora de dictar servicios mínimos.
    5. Para finalizar, explican los responsables ministeriales que con ocasión de esta huelga no han estimado necesario reunirse con las organizaciones sindicales porque el objeto de reunirse es tratar de las causas de la huelga para solucionar el conflicto y, en esta ocasión, el Gobierno comparte las razones de la huelga. Según CCOO, aquí es donde los argumentos se tornan surrealistas: como estamos de acuerdo con las causas de la huelga, ignoramos los acuerdos anteriores, vulneramos el derecho de huelga e impedimos a miles de trabajadoras y trabajadores poder ejercer su derecho de huelga “porque compartimos los argumentos de la huelga”.

     

    “Desde FSC-CCOO, mentiríamos si dijéramos que nos sorprende el comportamiento del Ministerio de Fomento. Desde el nombramiento del nuevo Gobierno, Fomento ha demostrado su desprecio al diálogo social, ignorando sistemáticamente las peticiones de reunión que CCOO ha realizado e ignorando a las organizaciones sindicales en la práctica totalidad de las materias más importantes que ha tratado: conflicto VTC-Taxi, rescate de las autopistas de peaje, estiba, paquete de movilidad de la UE, liberalización del ferrocarril, vivienda, etc. Mostrando, tanto el ministro como las Secretarías de Estado, una verdadera alergia por el diálogo social”.

    Para el sindicato, no se puede olvidar que cuando se habla de servicios mínimos “no estamos hablando de un capricho o de algo que produzca más o menos incomodidad a las organizaciones convocantes. Estamos hablando de la capacidad del Gobierno de prohibir el ejercicio de un derecho fundamental, el de huelga, a trabajadoras y trabajadores. La limitación de derechos fundamentales no puede ser ni arbitraria ni gratuita”.

    Y los efectos de unos servicios mínimos abusivos son claros: miles de trabajadoras y trabajadores que no van a poder ejercer su derecho a la huelga y, tratándose de los servicios de transporte, sensación de “normalidad” o, lo que es lo mismo, de fracaso de la huelga y, con ello, de sus reivindicaciones.

    “En síntesis, un Gobierno que se dice feminista, que dice compartir las razones de la convocatoria de huelga del 8M, toma decisiones que buscan el fracaso de la misma, que se invisibilice la huelga y que, por ello, no triunfen sus reivindicaciones”.

    “En CCOO solo tenemos una cosa clara: no lo van a conseguir. El 8M veremos una gran movilización social, pese a quien pese, reivindicando que nos queremos #VivasLibresUnidas”.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.