Transporte Social para Europa

  • ¡JUNTOS, POR UN TRABAJO DIGNO!

Se está atacando a las trabajadoras y trabajadores europeos del transporte, que se enfrentan a la competencia desleal, al dumping social y a la explotación. El resultado: pérdida de empleos, malas condiciones de trabajo, contratos precarios y salarios bajos. Pero se pueden hacer las cosas de otro modo. Toda Europa están uniendo fuerzas. Pedimos que las empresas y a la clase política liberen el poder que tiene el transporte para crear millones de empleos de calidad en Europa.

13/03/2019.

URL | Código para insertar

La campaña por un Transporte Social en Europa es una campaña contra el dumping social en el sector europeo del transporte.

Estamos luchando porque las trabajadoras y trabajadores del transporte tengan empleos de calidad, y por un servicio seguro y fiable para los clientes. Los sindicatos europeos del transporte se están alzando, unidos, para exigir el fin de la competencia desleal y de la explotación. Nos estamos organizando, en toda Europa, para mostrar la fuerza de nuestro movimiento y nos estamos consolidando, de cara a la semana internacional de acción, en marzo de 2019. Con las elecciones europeas, que se acercan con rapidez, esperamos compromisos claros de la clase política, en lo que se refiere a su defensa y desarrollo del trabajo de calidad en el sector del transporte.
¡Eso es el Transporte Social!

Hay que detener el dumping social y la explotación salarial

El transporte es lo que mueve a Europa. Dependemos de los servicios de transporte para los viajes y el comercio, y millones de europeos trabajan en el sector.

Desafortunadamente, el sector europeo del transporte está en peligro. La competencia desleal y las prácticas comerciales dudosas perjudican los servicios de calidad, socavan los derechos de las trabajadoras y trabajadores y aumentan los riesgos de seguridad para todos.

El dumping social afecta a las trabajadoras y trabajadores del transporte en toda Europa:

  • Las trabajadoras y trabajadores desplazados a otros países reciben, a menudo, salarios más bajos que los empleados locales.
  • Jornadas laborales peligrosamente largas, porque los empleadores y los gobiernos hacen caso omiso de las normas sobre el tiempo de descanso.
  • Destrucción de empleos por la competencia desleal basada en el coste, no en la calidad.
  • Empresas internacionales que eligen los contratos más baratos, dejando a los trabajadores sin vías de acceso a la atención sanitaria y a la seguridad social.
  • Personas obligadas a aceptar contratos temporales y precarios.
  • Constante subcontratación, trabajo a través de agencias y falso autoempleo, que rompen el vínculo entre el personal y los empleadores.

En las últimas décadas, los políticos de la UE y del nivel nacional han presionado por un sector del transporte más liberal, integral y competitivo. Sin embargo, nunca han establecido normas internacionales correctas para proteger a las personas trabajadoras, a las empresas y a la ciudadanía.

Las empresas que se ven expuestas a una competencia excesiva reaccionan con dumping social. Eluden la reglamentación social
o la incumplen, en nombre de los beneficios a corto plazo. El dumping social empuja los salarios y las condiciones laborales a la baja en el sector del transporte de toda Europa. También aumenta la división entre las personas de distintos grupos profesionales y nacionales. Eso no solo amenaza a los empleos del transporte; es un peligro para la cohesión social y la confianza de la gente
en una sociedad europea abierta.

Transporte Social para Europa

Se pueden hacer las cosas de otro modo. El sector del transporte puede crear millones de empleos de calidad para los europeos. La protección de los contratos, una paga adecuada y unas condiciones de trabajo justas no son peticiones desorbitadas: son derechos universales.

La competencia sin trabas es una fuerza destructiva. La búsqueda constante de beneficios roba la dignidad. Amenaza la estabilidad y
seguridad de nuestro sistema de transporte. Pero podemos pararlo. Europa puede elegir mejor.

El cambio ocurrirá si los trabajadores del transporte se alzan unidos para exigir sus
derechos. La solidaridad no es una palabra hueca. Los trabajadores de toda Europa tenemos
un interés común en la lucha contra el dumping social y la defensa de las normas que
garantizan el trabajo digno.

Nuestra visión para el Transporte Social en Europa:

  • La clase política y los gobiernos deberán apoyar unos servicios de transporte de alta calidad, no una carrera para bajar los costes.
  • Las normas y reglamentos deben proteger a la ciudadanía y a las empresas contra la competencia desleal.
  • La nueva Autoridad Laboral de la UE debe tener la competencia de investigar y detener los abusos contra las trabajadoras y trabajadores internacionales.
  • Debemos fortalecer los sistemas de transporte público para proporcionar unos servicios asequibles y de calidad a todos la ciudadanía.
  • La violencia de género en el lugar de trabajo debe terminar; los pasajeros, los compañeros y la dirección deben asumir su responsabilidad.

No podemos permitir que el dumping social destruya los empleos de calidad. Si nos unimos, podemos crear un Transporte Social para Europa.

¡LUCHEMOS POR LA DIGNIDAD EN EL TRABAJO!

La Federación Europea de los Trabajadores del Transporte es una organización paneuropea de sindicatos que representan los intereses de más de cinco millones de trabajadores del transporte. Tenemos más de 200 sindicatos afiliados en 41 países.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.