8M: continuamos en la lucha, nada ha terminado

    “Mediante el trabajo ha sido como la mujer ha podido franquear la distancia que la separa del hombre. El trabajo es lo único que puede garantizarle una libertad completa” (Simone de Beauvoir).

    03/07/2019. Carmen López López, Secretaria de las Mujeres de FSC-CCOO
    8M huelga general, Cibeles, Madrid. Foto: Fran Lorente

    8M huelga general, Cibeles, Madrid. Foto: Fran Lorente

    Luchamos en el día a día contra la brecha salarial, la precarización laboral, la falta de ayuda en los cuidados a las personas, la violencia de género, por conseguir una verdadera corresponsabilidad en el trabajo, en la vida, asuntos que todavía, en su mayoría, a quienes afecta directamente es a las mujeres.

    Son muchos los años que desde FSC-CCOO llevamos celebrando el 8 de marzo y muchos los años que llevamos reivindicando la igualdad en la sociedad, la familia, la educación y especialmente en el ámbito laboral que es el que podemos actuar y cambiar directamente.

    Lo político es personal. La lucha feminista implica lucha política, por tanto el feminismo es personal y político a pesar de quienes insisten en que no es ideológico y por tanto no es político y hace de ello una prioridad para eliminarlo.

    Hay quienes intentan denigrar la labor realizada por el feminismo a través de sus discursos de políticas conservadoras, que no nuevas. Se unen, sin ningún tipo de rubor transformando lo conseguido bajo una nueva definición cuando el lenguaje si importa, y no solo ahora en Andalucía. Recordemos que hace un año una política decía no acudir a la manifestación del 8M porque iba contra el capitalismo y en este año hacen su propio decálogo liberal o el manifiesto realizado por 26 mujeres negando la discriminación de base que sufren las mujeres sin valorar la procedencia y necesidades, pero desde su pedestal y sus convicciones ideológicas, por cierto. Mujeres, todas antifeministas, conservadoras, que han hecho que fluyan los hombres machistas que les acompañan en los partidos y la sociedad para que sin ningún bochorno desarrollan su falso discurso. Nos dice un gran escritor afín a Ciudadanos que pervertiremos el feminismo reemplazando el afán de justicia con el resentimiento y frustración y nos habla del ojo por ojo, pero al mismo tiempo realiza un alegato a las nuevas políticas conservadoras y, por qué no decirlo, machistas.

    Ojo por ojo no, pedimos justicia, igualdad y libertad para las mujeres, que no muramos, que no nos violen, y que quien lo haga tenga una condena justa a su delito, que no tengamos miedo, que podamos vestir como queramos, que se eduque en igualdad, que exista igual salario e iguales condiciones laborales, que se apliquen medidas de corresponsabilidad y así hasta llegar a la igualdad real.

    Si bien es cierto que el feminismo debería estar en todos los partidos políticos, lo innegable es que no es así, depende de quién gobierne y qué políticas apliquen. En función de esto será el avance de la igualdad. Algunas políticas actuales quieren que volvamos a roles antiguos e incluso las mujeres a casa, por eso tenemos que reivindicar la lucha política como la única que puede cambiar las leyes para poder cambiar los peligros que se ciernen sobre nosotras, pero sin olvidar la propia nuestra, manteniendo nuestra lucha en la calle, en las empresas, en las movilizaciones, en la huelga, cuando sea ineludible para que seamos oídas en la política y en el trabajo.

    Aplicar la corresponsabilidad, modificar y cambiar los convenios colectivos, ejecutar los planes de igualdad, protocolos contra el acoso sexual y en definitiva utilizar nuestra principal herramienta: la negociación colectiva, para cambiar el ámbito laboral, sin olvidar la sociedad, en el entorno familiar, el interno sindical. Sin olvidar ningún ámbito para conseguir la igualdad.

    Pero sobre todo tenemos que unir fuerzas, los otros lo hacen. Es más lo que nos une que lo que nos separa. Llegará de nuevo el 8M y no se debiera excluir a nadie que comparta nuestro objetivo común para conseguir la igualdad sabiendo que la democracia no es posible sin igualdad, también en los centros de trabajo, y siendo imprescindible que ésta llegue a todos los lugares.

    Este 14 de junio, CCOO hemos estado en Suiza, en la huelga de mujeres, porque compartimos las reivindicaciones del sindicalismo suizo en su defensa para conseguir la igualdad que son las mismas que defendemos en nuestro país en Europa y que apoyamos internacionalmente.

    Por todo ello, es necesario hacer una reflexión compartida sobre nuestro trabajo en el ámbito laboral y social tanto internamente como externamente, que ha sido y es mucho en el día a día para la mejora de las condiciones laborales para avanzar en igualdad. Reivindicar la huelga laboral que es una herramienta de los sindicatos y compartir nuestros logros con el resto de la sociedad, especialmente con el feminismo, contando y analizando lo que hacemos, para seguir avanzado, y corregir aquello que sea necesario.

    El futuro se crea desde el presente y hay que conocer el pasado para mejorar, para perfeccionar nuestra organización igualitaria y feminista, trabajando desde este presente y llevándolo a todos los centros de trabajo, a toda nuestra afiliación.
    Debemos avanzar, aunar esfuerzo significando que la Igualdad está y formar parte íntegra en nuestro Sindicato, enseñar y compartir el trabajo que hacemos y por supuesto hacer ver que en nuestra labor todos los días son 8M.

    No demos por hecho lo que no ha llegado ni a la vida laboral, ni privada, ni a la sociedad. Luchemos por la igualdad sin descuidar ningún ámbito que nos corresponde. Reincidiendo que es obligación de todo el sindicato que se luche por esta en todos los ambitos de la vida.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.