CCOO cuestiona el reparto discrecional del complemento de productividad en la función pública tras la sentencia que avala recortarlo por bajo rendimiento

    A la espera de poder analizar más en profundidad el fallo del Tribunal Supremo sobre la rebaja del complemento de productividad, desde el sindicato hacemos una primera valoración crítica con la adjudicación arbitraria y sin negociación colectiva de este tipo de complementos salariales.

    18/12/2019.
    Fachada del Tribunal Constitucional

    Fachada del Tribunal Constitucional

    La sección cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha avalado, en una sentencia conocida hoy, que la Administración Pública pueda rebajar el sueldo a una funcionaria, mediante un recorte del complemento de productividad ante una bajada de su rendimiento. Desde la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO somos muy críticos con el reparto de los complementos de productividad, entre otros por los siguientes motivos:

    1. El reparto por regla general es discrecional, sin participación sindical, nada objetivo y en muchos casos discriminatorio, especialmente con las mujeres. Puede haber alguna excepción en comunidades autónomas donde los criterios sí han sido negociados y el reparto forma parte de las retribuciones y, por tanto, aparece reflejado en el correspondiente decreto de retribuciones. Sin embargo, desde el sindicato denunciamos que esto no deja de ser una excepción y está lejos de ser lo habitual.
    2. Es desproporcionado en las cuantías, por lo que se dan unas diferencias abusivas según se trate de directivos, de altos cargos o del resto del personal de plantilla.
    3. CCOO lleva años denunciando esto, a la vez que injustamente se rebaja o no se dan estos complementos con la "excusa" de absentismo justificado, como es el caso de las bajas médicas, hecho con el que en absoluto podemos estar de acuerdo.

    Desde CCOO siempre hemos defendido otro tipo de reparto de estos complementos, partiendo de una negociación con criterios objetivables y no discrecionales. En cualquier caso, desde el sindicato demandamos el desarrollo del Estatuto Básico del Empleado Público, publicado en 2007, y la puesta en marcha, previa negociación, tanto de la evaluación del desempeño, como de la carrera profesional, conceptos estos que sí cumplen los objetivos de este tipo de complemento y que sirven para un mejor desarrollo personal y profesional, con incentivo y motivación para las empleadas y empleados públicos, que son las que garantizan en el día a día y a pesar de los recortes, la prestación de los servicios públicos que demanda y merece la ciudadanía.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.